ESTRES VACACIONES

¿TE ESTRESAN LAS VACACIONES?

Consejos para desconectar y disfrutar del descanso.

¿Estás de vacaciones y padeces dolores de cabeza, musculares o de estómago, alteraciones del apetito, mal humor, pocas ganas de hacer cosas, pérdida del deseo sexual, nerviosismo…? Es muy probable que sufras estrés vacacional. Sí, has leído bien: estrés vacacional. Porque el estrés no sólo va a asociado al trabajo, también invade eltiempo del merecido descanso.

Este tipo de estrés que afecta sobre todo a las personas que tienen dificultad para olvidarse del trabajo, incluso en sus periodos de descanso estival. Aquellos que viven centrados en sus obligaciones laborales y profesionales y dedican poco o ningún tiempo al ocio, a su familia y a sus relaciones personales.

LOS SÍNTOMAS

Los síntomas son los mismos que en cualquier situación de ansiedad y estrés, y repercuten en aspectos cognitivos, físicos y de conducta. Pueden aparecer dificultades para pensar con claridad, problemas de atención, concentración y memoria, sensación de que no se habla con la misma fluidez y necesidad de comprobar las tareas una y otra vez. También aparecen cansancio, problemas para dormir, sensación de no haber descansado lo suficiente, de estar sin energía, y sintomatología relacionada con la depresión o el bajo estado de ánimo.

Además, son frecuentes las alteraciones del apetito, por exceso o defecto, igual que el aumento del consumo de tabaco, alcohol o dulces; dolores de cabeza, musculares y de estómago, pérdida del deseo sexual…. Y cuando se trata de un periodo de estrés prolongado en el tiempo a menudo surgen sentimientos de tristeza, desmotivación, pocas ganas de hacer cosas, sensación de que no se disfruta de lo que uno hace, e irritabilidad en el sentido de que nos enfadamos por cualquier cosa o a la mínima que alguien nos dice algo.

Este tipo de problemas son más comunes en personas hiperexigentes y que se consideran imprescindibles. El estrés vacacional afecta a personas para las que el trabajo lo es todo y en su día a día tienen poco o nulo tiempo de ocio, así como tampoco tienen tiempo para su familia e hijos; y de repente, cuando se encuentran de vacaciones, no saben hacer frente a todo ese tiempo libre, no saben cómo relajarse y disfrutar de él. De tener una agenda a tope y estar siempre pendientes del móvil y de los correos electrónicos, pasan a no tener esa actividad, y al quedarse sin su rutina de hábitos laborales y profesionales, la persona se desestabiliza.

Recomendaciones para disfrutar de las vacaciones

1. Detox digital

Desconectar es muy necesario para descansar y para seguir siendo productivos después. Se recomienda, a todas las personas que estén de vacaciones, que desconecten y experimenten otras cosas, que disfruten y se relajen.

Para aquellas que no puedan evitar consultar su teléfono, es recomendable que se obliguen a hacerlo solo un día a la semana y en una franja horaria concreta. Intenta consultar el mail en un espacio del día que no afecte a la dinámica familiar, y nunca antes de acostarte; para dormir es mejor dejar el móvil en otra habitación e incluso apagarlo.

2. Aterrizaje suave

Si estás a tiempo, unos días antes de irte de vacaciones hay que intentá bajar el ritmo de trabajo. Pensá o escribí qué cosas te gustaría hacer cuando estés en esos días de descanso y planificá unas vacaciones realistas; no intentes ocupar todo el tiempo con actividades.

3. Sé flexible

Tené presente que no tienen que ser unas vacaciones perfectas; es decir, preparate para los imprevistos, porque alguno habrá, y concedete un tiempo de adaptación. No todo el mundo es capaz de desconectar el primer día a primera hora.

4. Fuera obligaciones

Intentá modificar el “tengo que hacer / debería…”” por el “me gustaría…”

5. Ejercicio y descanso

Se recomienda hacer algo de ejercicio para dormir mejor y descargar adrenalina, y descansar todo lo que puedas. Si es posible, evitá madrugar o realizá pequeñas siestas.

6. Tiempo para uno mismo

A pesar de estar en familia o con amigos, es importante reservarse un tiempo de las vacaciones para uno mismo. Puede ser una pequeña siesta, 30 minutos de lectura, un paseo por la mañana solo o con el perro…

7. Atención plena

Prestar atención al aquí y al ahora es algo que deberíamos hacer durante todo el año. Pero si durante el curso laboral nos cuesta por la necesidad de planificar el trabajo, las vacaciones son el momento de entrenarse. Mantener atención plena en lo que se hace en cada momento te permitirá disfrutar del presente. Si estás con tus hijos viendo una película, evitá mirar el teléfono o tenerlo al lado. Ellos te lo agradecerán. De igual modo, tratá de dejarlo en casa, en el hotel o en el departamento cuando salgas. Así no se convertirá en una extensión del trabajo.

Prestar atención al aquí y al ahora, a lo que se hace en cada momento,

permite disfrutar del presente.

Fuente: La Vanguardia

Vectores: Freepik

Diseño: Jana Magliano Armado y programación: Erika Rubaja